25 febrero, 2013

Los Miserables

Y por fin pasaron los Óscars… y esta vez casi sin pena ni gloria en lo que a vestidos se refiere. No vamos a escribir un post mostrando los vestidos de anoche, ya que eso lo podéis ver en muchísimos blogs que seguro que los iban enseñando en tiempo real y lo hacen muchísimo mejor de lo que podríamos hacerlo nosotras. Hay alguno que nos gusta más, como siempre otros que nos parecen horribles y ninguno que destaque especialmente, como sí que ha pasado otros años.

En cuanto a premios, es una pena que Paco Delgado, después de ganar hace una semana el Goya por el vestuario de Blancanieves, no haya podido traerse un Óscar por Los Miserables, pero no pudo ser y Anna Karenina se lo arrebató.

Lo que sí queremos destacar es la película Los Miserables. Suponemos que habrá opiniones de todo tipo, gente que diga que no tiene nada que ver con ver el teatro en directo o que se hace pesada tanta música, pero a nosotras nos encantó.

No queremos comparar con el musical porque el cine es cine y el teatro es teatro y las dos cosas pueden estar bien y cada una tiene sus ventajas y sus limitaciones. El Musical de los Miserables es espectacular, de los mejores que hay, por eso no queremos ver si es mejor el teatro o la película. Lo que queremos es destacar lo que nos gusta de la película porque a las dos nos ha encantado.

En la película se consiguen imágenes espectaculares que no se pueden conseguir en el teatro: el barco del principio, los acantilados, las vistas de los tejados de París,…

Nos ha gustado como cantan todos, incluso Russel Crowe, que para muchos puede parecer el más flojo, pero nos encanta la canción Stars.

Los cantantes del teatro cantan mejor aún y dan más importancia a la música que a la actuación. Esto lo hemos visto en este musical y en otros. Dependiendo de si el personaje lo hace un actor o un cantante (no decimos nada si además es cantante de ópera), es probable que en un musical en el teatro hasta nos parezca raro como hablan y sin embargo nos guste muchísimo como cantan.

Pero en le película han conseguido cantar en directo, no se graban las canciones después, sino que cantan a la vez que se graba, sin cortes y lo combinan muy bien con sus actuaciones.

Nos ha alegrado mucho el Óscar de Anne Hathaway, porque nos gustó mucho su I dreamed a dream que, aunque no tenga la potencia de Susan Boyle, tiene una voz preciosa y consigue que lo pasemos fatal viendo lo que le va pasando a Fantine.

La que más nos ha emocionado ha sido Samantha Barks cantando On my own. Samantha ya tenía la ventaja de haber hecho de Eponine en el teatro, pero aquí vuelve a bordar la canción.

Y ya que en este blog hablamos mucho de niños, los dos niños de la película, Cosette (Isabelle Allen) y Gavroche (Daniel Huttlestone), son geniales. ¿No os parece increíble el parecido de Isabelle Allen en el cartel de la película con el dibujo de Cosette en el cartel de la obra de teatro?

20130225-carteles
Carteles del musical y la película de Los Miserables

La parte cómica de la película la ponen Helena Bonham Carter y Sacha Baron Conhen. Nos queda la duda de si a ella la caracterizan para la película o si iba ya vestida y peinada de casa, porque su personaje de Mrs. Thénardier usa modelitos muy parecidos a los que suele llevar ella en las galas y alfombras rojas.

Esperamos que Hugh Jackman vuelva a recuperar pronto los kilos que ha perdido, que estará muy bien su personaje de Jean Valjean así de delgado, pero está mucho mejor un poco más relleno.

Y por supuesto, para los que no sepáis aún si ir a verla o no, que sepáis que es casi lo mismo verla en castellano que en versión original, porque casi todo son canciones que no se doblan. De hecho queda un poco raro que sea todo en inglés y cuando hay alguna frase hablada suelta sea en castellano, así que mejor en versión original. Por esto no es apta para los que dicen que para “leerse” una película prefieren el libro, aunque siempre tienen la opción de cerrar los ojos, pasar de las letritas y dejarse llevar por las canciones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario